Un pueblo, una acción

'Un pueblo, una acción por la biodiversidad' es el proyecto liderado por Fundación Vital, Diputación Foral de Álava y el IES de Murgia para generar una cultura en favor de la biodiversidad de nuestro ecosistema y gestionar los recursos naturales de manera participativa en localidades del Territorio Histórico de Álava. La acción se integra en el conjunto de proyectos liderados por la Alianza Alavesa por el Desarrollo Sostenible 2030, y se centra en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 (Vida de Ecosistema Terrestre).

Las tres entidades impulsoras plantean el mantenimiento de la biodiversidad del Territorio involucrando a sus vecinos y vecinas a través de experiencias en un medio natural que se puedan compartir.

Desde una perspectiva de participación y cercanía a las personas, el proyecto promueve el intercambio generacional y la participación activa de los agentes de cada zona (vecinos/as, centros escolares, asociaciones…), y la recuperación de actividades y oficios en desuso, e incluso patrimonio. Ese intercambio generacional y el conocimiento de las tradiciones son fundamentales para conocer cómo han evolucionado los ecosistemas a lo largo de los años y para recuperar las zonas que puedan estar alteradas por la acción de nuestros actos.

Primeras actividades

En la primera experiencia piloto de ‘Un pueblo, una acción por la biodiversidad’ se han realizado acciones en Legutio, Manurga, Murgia y Altube y han participado de forma directa 261 personas. Además, se ha mantenido contacto con el municipio de Iruña de Oca para futuras acciones. Las actividades se reanudarán de septiembre hasta diciembre de este año y el objetivo es que a partir de 2022 la experiencia se exporte a otras Cuadrillas.

La primera acción puesta en marcha fue la creación de un mariposario en Legutio, un entorno apropiado para estas especies dentro del propio recinto de la ikastola Garazi. Además, se impartieron nociones sobre la importancia de cuidar las mariposas y su ciclo de vida, así como la de los polinizadores en general para un correcto funcionamiento del ecosistema.

La segunda de las acciones en Legutio fue el montaje de cajas nido para distintas especies como murciélagos, lirón gris y pequeñas aves. Se realizaron 2 talleres con la participación de 49 alumnos y alumnas y 7 profesores y profesoras de forma directa e indirectamente con familiares que participaron en las actividades con gran interés. Previamente los escolares recibieron una charla sobre la importancia de las cajas nido y una introducción sobre la cadena trófica. Este tipo de acciones contribuyen no sólo a que los chicos y chicas apliquen de forma práctica los conocimientos aprendidos sino a actuar de ‘polinizadores’ de buenas prácticas ambientales entre su entorno más cercano.

En Manurga se realizó la creación de un camino para baños de bosque que contó con la colaboración del propio IES Murgia, con uno de sus grupos de alumnos/a, la Junta Administrativa de la localidad, con la que se desarrolló un trabajo de vereda y Azala-Espazioa, como ayudante a la hora de diseñar y preparar el camino. El baño de bosque o shinrin-yoku -término de origen japonés- permite al visitante dar paseos inmersivos no transitados que se recorren de forma pausada con los cinco sentidos.

Otra de las mejoras en favor de la biodiversidad llevadas a cabo fue la creación de refugios para anfibios en las inmediaciones del pueblo Altube, con la colaboración de alumnos del IES Murgia.

La última iniciativa llevada a cabo ha sido la creación de un colmenar silvestre en Murgia. Debido al cuidado que exige la realización de actividades con abejas se tuvo que establecer un número limitado de participantes a la hora de realizar esta actividad para garantizar el uso de trajes de apicultor. Se contó con la participación de 16 personas, con rangos de edad de entre 4 y 85 años, teniendo especial participación por parte de personas jóvenes de entre 18-25 años.

Estamos trabajando en las próximas actuaciones. ¡Próximamente más!